miércoles, 8 de marzo de 2017

Tres excelentes ingenieras del papel


Hay movimientos súper interesantes en el fandom dedicados a luchar contra la invisibilidad de las autoras en la fantasía, el terror y la ciencia ficción, géneros literarios habitualmente percibidos como terreno de hombres. Estos movimientos sirven a un doble propósito: poner en valor la aportación que hacen las autoras a estos tres géneros, y promover más diversidad en historias, creación y audiencia.

Es normal: siempre que tienes un espacio ocupado hegemónicamente por hombres se termina convirtiendo en un cocedero de misoginia. Pasa con el deporte, pasa con el rol, pasa con las tecnologías de la información.

Este 8 de marzo quiero hacer mi parte con el trocito de literatura que me toca, los libros desplegables. Os traigo tres ingenieras del papel en activo cuyo trabajo me encanta. Van el el orden en el que conocí su obra por primera vez.

1. Corina Fletcher



Corina Fletcher es una ingeniera británica realmente prolífica. Entre libros de cuentos, de juegos y papercrafts lleva más de 20 títulos publicados. Además de obras para editorial, ha diseñado juguetes recortables para un juego que me encanta: Tearaway, de Media Molecule.


Sus últimas piezas son unos libros acordeón chulísimos que se abren en superficie para convertirse en áreas de juego con desplegables. En España los publica Combel.

Puedes ver la muy amplia bibliografía de Corina Fletcher en su página web, y comprar sus libros en Amazon.

2. Anouck Boisrobert


Anouck Boisrobert vive y trabaja en Francia, donde ha estado desarrollando libros junto al ilustrador Louis Rigaud. Su trabajo es una delicia, habiéndose especializado en libros con ingenierías sencillas pero extremadamente bien aprovechadas.



Hay cuatro libros suyos que puedes buscar y merecen mucho la pena: El bosque del perezoso, Popville, Océano (que reseñé hace un tiempo) y Oh, mon chapeau!


Anouck Boisrobert tiene una web personal con su trabajo, y también tienes sus libros en Amazon.

3. Yoojin Kim



Yoojin Kim ha sido mi descubrimiento más reciente; en este caso ¡porque trabajo para ella! Es directora de arte e ingeniera del papel para UWP Luxe, una compañía estadounidense que fabrica y vende felicitaciones desplegables de autor. Yoojin ha hecho la ingeniería de un montón de tarjetas excelentes, tanto por buen su gusto como por su eficacia de recursos.



Ahora mismo está ultimando detalles del que será su primer libro completo, Leaves, an autumn pop-up adventure. Ha publicado algunas fotos y vídeos cortos en internet, y parece que con este libro se ha superado a sí misma. Puedes reservarlo aquí.


Yoojin Kim expone sus tarjetas en su página web y va subiendo fotos a Instagram. Haces bien en seguirla.

Si te has quedado con hambre puedes echar un vistazo a los pop-ups sobre Gaudí de Marivi Garrido, y al intrincadísimo kirigami de Ingrid Siliakus.

Celebra, hoy y todos los días, el trabajo de las mujeres. Celébralo, si puedes, haciendo que el mundo no sea una maldita carrera de obstáculos para ellas.

Feliz 8 de marzo.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Dos artistas japoneses que no hacen origami

Acabo de regresar de mi primera visita a Japón. Han sido dos semanas muy interesantes dedicadas a descubrir la historia del país, la vida de los japoneses hoy día y un montón de rincones preciosos.

Además de para ver monumentos y sacar fotos, fui a Japón buscando a dos autores algo esquivos cuyas obras quería conseguir. Es una buena ocasión para reseñarlos: se trata de Yusuke Oono y Katsumi Komagata.

Yusuke Oono





Yusuke Oono es arquitecto y diseñador gráfico. Hace cuatro años ganó el festival YouFab con un libro calado a láser que podías abrir 360º, y ha seguido haciendo nuevos modelos desde entonces. Aunque ahora acaba de sacar uno de la Tierra y la Luna, yo he hecho honor a mi viaje llevándome a casa un pequeño Monte Fuji.




Katsumi Komataga






Katsumi Komagata es creador de libros y el fundador de la editorial One Stroke. Este autor se ha especializado en los libros objeto, muy al estilo de los prelibros que hacía Bruno Munari para niños pequeños que aún no sabían leer. El trabajo de Komagata acusa siempre un trabajo de depuración intensísimo: hace libros muy, muy sencillos, pero muy, muy pensados. En consecuencia tiene un chorro de premios al libro ilustrado y se lo rifan para dar conferencias por todo el mundo. He tenido la suerte de coincidir con él estos últimos dos años en la Feria del Libro de Bolonia, y es un amor.

Además de sus pequeños cuadernos y libritos ilustrados, tiene publicado un pop-up extremadamente simple pero bellísimo llamado Little Tree. El álbum cuenta la historia de un árbol desde su nacimiento, creciendo y atravesando estaciones. Os lo pongo aquí para que lo veáis.





Estos dos libros ya están en mi estante cogiendo polvo a su debido ritmo. Merece la pena pensar en hacer más libros así, pequeñas joyas más cargadas de emoción que de virtuosismo mecánico. Como mínimo son más fáciles de producir.

¡Hasta la próxima entrada!

domingo, 5 de junio de 2016

Cortando juguetes de cartón


Las pasadas navidades estuve participando en el DesignMarket de Barcelona junto a Candela, la genial mente tras las lámpara de Shido. Candela y yo queríamos compartir una mesa individual, y para eso necesitábamos un proyecto en común.

Como los dos diseñamos objetos 3D con materiales 2D, ella se puso a hacer mini lámparas de cartón versionando sus propios diseños, mientras yo me afanaba diseñando un montón de juguetes cortados a láser.







Los primeros kits ZOO se empezaron a vender ese fin de semana en el Hub del Diseño de Barcelona. Eran unas láminas A3 con muchos animales de cartón, bonitos pero muy frágiles para el transporte. Al terminar el DesignMarket era momento de una revisión.

Así es como quedaron:





Ahora que tengo unos productos más acabados he comenzado a venderlos online y en tiendas físicas como las personas mayores. Puedes encontrar los kits DINO y ZOO en mi tienda de BigCartel y en la web de la Barcelona Design Platform.

Para encontrarlos en tiendas, ve a:


Si te haces con un kit y quieres hacerme muy, muy feliz, mándame una foto de donde pongas los animales o los dinosaurios. Nada me hace más ilusión que ver mis diseños hacer feliz a la gente.

¡Hasta la próxima entrada!

domingo, 13 de marzo de 2016

Ciudades en un tarro

Ayer se celebró un breve festival artístico en MOB&PAU, un segundo coworking que ha surgido del MOB y de una repentina oportunidad inmobiliaria (un antiguo colegio de la Ronda Sant Pau). Es un sitio precioso. Ve a visitarlo.

Desde el MOB me animaron a participar llevándome algunas de las obras que ya tengo esparcidas por el coworking (como mis paisajes a láser o mis animales y dinosaurios de cartón), pero decidí probar una idea nueva que parecía fácil y resultona.

Ciudades en un tarro.



La técnica es sencilla. Coges una tira larga de papel, la enrollas bien sobre sí misma, y luego la dejas de pie. El mismo papel abre un poco al desenrollarse y puedes hacer paisajes en varias capas usando una única pieza (o dos, si quieres más densidad).

Decidí hacer cuatro paisajes: una gran ciudad, unas montañas misteriosas, unas ruinas aterradoras y... y ya se me ocurriría algo para la cuarta.








Al final, con el tiempo escaso, la cuarta fue un parque compuesto con siluetas bajadas de internet.


La vida del ingeniero es más fácil con una cortadora láser (gracias, Trotec). Los diseños cortados, o al menos los dos primeros. quedan tal que así:




Y los tarros con las ciudades dentro (y las tapas pintadas rápidamente de negro con acrílico) quedan así:


La feria tuvo bastante asistencia, las tarjetas de visita se me acabaron pronto (como hacen siempre) y en general las ciudades en tarros fueron, en efecto, una buena idea.

Aunque no había preparado nada para la puesta en escena y quedó más pelado que yo.

Estos paisajes son muy fáciles de hacer, los tarros grandes se encuentran por dos chavos en cualquier bazar, y algo me dice que quedarían bastante bien con una luz en el centro.

Quizá en otra ocasión. ¡Hasta la próxima entrada!