domingo, 6 de noviembre de 2016

Dos artistas japoneses que no hacen origami

Acabo de regresar de mi primera visita a Japón. Han sido dos semanas muy interesantes dedicadas a descubrir la historia del país, la vida de los japoneses hoy día y un montón de rincones preciosos.

Además de para ver monumentos y sacar fotos, fui a Japón buscando a dos autores algo esquivos cuyas obras quería conseguir. Es una buena ocasión para reseñarlos: se trata de Yusuke Oono y Katsumi Komagata.

Yusuke Oono





Yusuke Oono es arquitecto y diseñador gráfico. Hace cuatro años ganó el festival YouFab con un libro calado a láser que podías abrir 360º, y ha seguido haciendo nuevos modelos desde entonces. Aunque ahora acaba de sacar uno de la Tierra y la Luna, yo he hecho honor a mi viaje llevándome a casa un pequeño Monte Fuji.




Katsumi Komataga






Katsumi Komagata es creador de libros y el fundador de la editorial One Stroke. Este autor se ha especializado en los libros objeto, muy al estilo de los prelibros que hacía Bruno Munari para niños pequeños que aún no sabían leer. El trabajo de Komagata acusa siempre un trabajo de depuración intensísimo: hace libros muy, muy sencillos, pero muy, muy pensados. En consecuencia tiene un chorro de premios al libro ilustrado y se lo rifan para dar conferencias por todo el mundo. He tenido la suerte de coincidir con él estos últimos dos años en la Feria del Libro de Bolonia, y es un amor.

Además de sus pequeños cuadernos y libritos ilustrados, tiene publicado un pop-up extremadamente simple pero bellísimo llamado Little Tree. El álbum cuenta la historia de un árbol desde su nacimiento, creciendo y atravesando estaciones. Os lo pongo aquí para que lo veáis.





Estos dos libros ya están en mi estante cogiendo polvo a su debido ritmo. Merece la pena pensar en hacer más libros así, pequeñas joyas más cargadas de emoción que de virtuosismo mecánico. Como mínimo son más fáciles de producir.

¡Hasta la próxima entrada!

domingo, 5 de junio de 2016

Cortando juguetes de cartón


Las pasadas navidades estuve participando en el DesignMarket de Barcelona junto a Candela, la genial mente tras las lámpara de Shido. Candela y yo queríamos compartir una mesa individual, y para eso necesitábamos un proyecto en común.

Como los dos diseñamos objetos 3D con materiales 2D, ella se puso a hacer mini lámparas de cartón versionando sus propios diseños, mientras yo me afanaba diseñando un montón de juguetes cortados a láser.







Los primeros kits ZOO se empezaron a vender ese fin de semana en el Hub del Diseño de Barcelona. Eran unas láminas A3 con muchos animales de cartón, bonitos pero muy frágiles para el transporte. Al terminar el DesignMarket era momento de una revisión.

Así es como quedaron:





Ahora que tengo unos productos más acabados he comenzado a venderlos online y en tiendas físicas como las personas mayores. Puedes encontrar los kits DINO y ZOO en mi tienda de BigCartel y en la web de la Barcelona Design Platform.

Para encontrarlos en tiendas, ve a:


Si te haces con un kit y quieres hacerme muy, muy feliz, mándame una foto de donde pongas los animales o los dinosaurios. Nada me hace más ilusión que ver mis diseños hacer feliz a la gente.

¡Hasta la próxima entrada!

domingo, 13 de marzo de 2016

Ciudades en un tarro

Ayer se celebró un breve festival artístico en MOB&PAU, un segundo coworking que ha surgido del MOB y de una repentina oportunidad inmobiliaria (un antiguo colegio de la Ronda Sant Pau). Es un sitio precioso. Ve a visitarlo.

Desde el MOB me animaron a participar llevándome algunas de las obras que ya tengo esparcidas por el coworking (como mis paisajes a láser o mis animales y dinosaurios de cartón), pero decidí probar una idea nueva que parecía fácil y resultona.

Ciudades en un tarro.



La técnica es sencilla. Coges una tira larga de papel, la enrollas bien sobre sí misma, y luego la dejas de pie. El mismo papel abre un poco al desenrollarse y puedes hacer paisajes en varias capas usando una única pieza (o dos, si quieres más densidad).

Decidí hacer cuatro paisajes: una gran ciudad, unas montañas misteriosas, unas ruinas aterradoras y... y ya se me ocurriría algo para la cuarta.








Al final, con el tiempo escaso, la cuarta fue un parque compuesto con siluetas bajadas de internet.


La vida del ingeniero es más fácil con una cortadora láser (gracias, Trotec). Los diseños cortados, o al menos los dos primeros. quedan tal que así:




Y los tarros con las ciudades dentro (y las tapas pintadas rápidamente de negro con acrílico) quedan así:


La feria tuvo bastante asistencia, las tarjetas de visita se me acabaron pronto (como hacen siempre) y en general las ciudades en tarros fueron, en efecto, una buena idea.

Aunque no había preparado nada para la puesta en escena y quedó más pelado que yo.

Estos paisajes son muy fáciles de hacer, los tarros grandes se encuentran por dos chavos en cualquier bazar, y algo me dice que quedarían bastante bien con una luz en el centro.

Quizá en otra ocasión. ¡Hasta la próxima entrada!

domingo, 14 de febrero de 2016

Estoy trabajando en un nuevo libro. Deprisa.

Estas últimas semanas he estado ocupando la mayor parte de mi tiempo de trabajo a un proyecto con muy buena pinta, el que será, con suerte, mi primer libro pop-up como autor exclusivo. Acompañará a los dos en que participo como ingeniero: De qué están hechas las niñas flamencas y otro que sale este otoño.

La historia de cómo empezó el proyecto tiene su aquel:

Un golpe de suerte


El pasado 2015 empecé a trabajar para UWP Luxe diseñando la ingeniería e ilustración de tarjetas pop-up de felicitación. Entre julio y agosto trabajaba en un nuevo diseño inspirado en la Actias Luna, una preciosa mariposa nocturna de América del Norte.

Para diseñar las piezas necesitaba vistas tan "técnicas" como fuera posible de esta mariposa. Desde arriba, en plano, más o menos simétrica... como buscaba un diseño más bien clásico una ilustración o un grabado eran mis mejores opciones.

Así di con Botanicus, una biblioteca inmensa de libros de botánica y zoología digitalizados por la Biblioteca Botánica de Missouri. En esta web encontré el libro Historia natural de los lepidópteros raros de Georgia. Un tomo de 1797 que reunía textos de un tal John Edward Smith y las ilustraciones de un tal John Abbott.


Lo que descubrí fue:

  1. Que había un grabado per-fec-to de la Actias Luna (que por entonces se conocía como Phalaena Luna) en alta resolución y, dada su antigüedad, perfectamente libre de derechos.
  2. Que John Edward Smith fue el fundador y primer presidente de la Sociedad Linneana de Londres, una de las instituciones más antiguas e importantes en la catalogación y estudio de las cosas vivas. Este libro, de hecho, era el primero que se había publicado nunca sobre insectos del nuevo continente.
  3. Que John Abbott tenía unas manos de oro, y el libro estaba a rebosar de bellísimos grabados de mariposas y polillas americanas a resolución suficiente para imprimir con calidad.


Di gracias a internet, a la Biblioteca Botánica de Missouri y a la memoria de los autores, e hice una tarjeta inspirada en los cuadernos de campo de los naturalistas del s. XVIII


Un diseño huérfano

A mi pesar, esta propuesta de ilustración no encajaba en la línea de tarjetas que estaba desarrollando UWP, por lo que tuve que rehacer la ilustración, y mi homenaje personal a Smith y Abbott quedó huérfano en el disco duro del ordenador junto a otras cuantas mariposas que había descargado para ver con más detalle.

Pero no supe tener las manos quietas.



Preparando un regalo personal y aprovechando la estructura de la Actias Luna monté un pequeño libro con siete mariposas pop-up. Hice mi regalo y las mariposas quedaron hechas y terminadas, salvo una que se me quedó detrás de la oreja hasta finales del año pasado.

Así que este año he decidido dejarme de gilipolleces y hacer un libro. Se va a llamar Mariposario. Cuaderno de campo pop-up y por mis viriles que estará terminado y presentable antes de terminar el mes para llevármelo este año a buscar novia(s) a la Feria Internacional de Libro Infantil de Bolonia.


Nos vemos en la próxima entrada, donde compartiré el proceso de diseño de una doble página del libro.