martes, 7 de julio de 2009

Mentira cochina

Dije que iba a poner novedades profesionales, y las hay, pero el proyecto que tengo en marcha sigue siendo secreto por cuestiones de desarrollo y logística, así que toca entrada breve, gráfica y feliz.

Observen la imagen nº 1:

¡veo mi casa desde aquí!

Esa playa se llama Las Canteras, y la ciudad que tiene pegada es Las Palmas de Gran Canaria, que alberga a buena parte de mi familia paterna. Amigos míos, llamarse "Yeray" no sólo te proporciona incontables "sí, con Y griega al principio y al final" ; también te da ascendencia en unas islas que son el resquicio tropical de España y que se ríen del pronóstico meteorológico día sí, día también (aquí nos estamos friendo a 40 grados y allí no alcanzan los 30, ni bajan de los 20 en Navidad).

Ahora que he terminado diseño gráfico he recibido una llamada cuanto menos afortunada. Sobrino, enhorabuena, ¿ya terminaste? Vénganse unos días a Las Palmas, los dos, yo les pongo el billete... Dos semanitas de sol, familia y playa, cortesía de mi tía Tere, para olvidarme un rato del diseño gráfico. Me deja un apartamento que no va a estar usando esos días, un primer piso. ¿qué tiene delante? Arena y mar:


Como Gran Canaria es más árida, los turistas se van a Tenerife.
En esta playa son todos de "muyayo" o de "mi niño"
.

Luego es mentira, lo de olvidarse digo, que me llevaré el portátil y seguiré conectado a carbonara y arreglando embrollos a altas horas de la noche. Lo dijo Confucio, ¿verdad? "Elige una profesión que ames y nadie se la tomará muy en serio, se la encargarán a sus sobrinos y te ratearán el precio", o algo así.