miércoles, 30 de marzo de 2011

El avance (II). Carbonara (de lo que se supone que va esto).


La segunda parte de esta crónica se centrará en el que, se supone, es el tema principal de este blog: mis tribulaciones y hallazgos en el mundo del diseño gráfico y de pop-ups, especialmente este último.

Trestijeras, el taller que mantuve en Distrito Artístico 2, terminó entre globos de aire caliente volando por Murcia. El espacio me permitió trabajar a vista del público, enseñar manipulación del papel a quien quisiera en algunas clases gratuitas, y conocer al resto de participantes de la convocatoria (que, por regla general, han sido un encanto). Si bien es cierto que pude sacarle más jugo a la oportunidad estoy bastante satisfecho con los resultados. Nada más que por las mini-clases mereció la pena el esfuerzo.

Si la noticia amarga de esta temporada ha sido que no iban a celebrarse cursos de pop-up este cuatrimestre en el Puertas de Castilla, el panorama actual pinta bastante mejor. Estoy impartiendo un taller en el museo de Fuente-Álamo, fabricando escenografía para un espectáculo de danza contemporánea (tendrá lugar este sábado y el siguiente, por la mañana, y sigue abierto). Además ando buscando ocasión de ofrecer mis conocimientos como ingeniero del papel a un servicio de impresión local, y...

tan tata chaaaan!

Combel Editorial tiene en sus manos la maqueta del que será mi primer libro publicado. Es una obra que llega tras muchísimas horas de desarrollo, varias visitas a Barcelona para reuniones en persona y unos días infernales terminando montajes a contrarreloj. Ahora andan por la Feria del Libro de Bolonia, dándole algo de promoción. Si sale bien puede ser el primero de muchos, no me quedan dedos que cruzar.

Respecto a proyectos editoriales, estoy buscando ilustradores con los que planear libros nuevos. La idea es trabajar espalda con espalda, con los plazos que marquemos los participantes, y ofrecer el resultado final a editoriales interesadas. ¿No es eso lo que hacen los novelistas? ¿Servirá para este formato también? Con la esperanza de que esto caiga en buenas manos, siempre podeis encontrarme en yeray[en]carbonara.es, Carbonara en facebook o en mi perfil de twitter (desde luego, qué dospuntocerismo).

¡Es todo por hoy! La tercera parte es personal, consecuencia directa de tener algo de vida fuera de la oficina. No mucha, vale, pero algo es. Hasta entonces.

No hay comentarios: