martes, 19 de abril de 2011

Última clase en Fuente-Álamo.

¡Hey, se me olvidaba! Antes del post sobre los fondos de escritorio vendría el vídeo que preparó David para La Calle es Tuya con la última clase que dimos en el Museo de Fuente-Álamo. Mejor tarde que nunca (además este viene con música de Pony Bravo). Aquí va:


Pronto el siguiente, con la sesión de pintado en la plaza de Santo Domingo (aquí en Murcia) y los últimos acabados. ¡Feliz semana santa!

lunes, 11 de abril de 2011

Motivación



Este fin de semana me he encontrado con Minimal Wall, una página dedicada a los fondos de escritorio sencillos, de colores planos, palabras enormes en Helvetica y buen rollo zen por los cuatro costados. Una sección entera ofrece fondos de color sólido en altísima resolución porque, claro, si no luego se pixela con el cambio de tamaño. Al final resulta una versión calmada y minimalista del Courage Wolf, ánimos de oficina.

Así que me he dicho ¡eso lo sé hacer yo! Y he preparado, así a salto de mata, 5 fondos de escritorio tranquilotes y motivacionales para animar cualquier cubículo. Si no es la mejor manera de empezar una semana que venga el FSM y lo vea.






¿falta alguna frase? ¡feliz lunes y hasta la próxima entrada!

jueves, 7 de abril de 2011

Taller en Fuente-Álamo, segunda clase.

El sábado pasado continuaron las clases de escenografía pop-up en el Museo de Fuente-Álamo, y un grupo de unas 15 personas construimos parte del mobiliario que se verá en el próximo espectáculo de danza contemporánea de la Compañía Girasoles (ambientado en el mundo de los sueños y con estética pop-up). David ha preparado otro clip musical con las fotos y vídeos de la jornada, aquí va:


El sábado que viene, 9 de Abril, tenemos la última clase de este taller. Construiremos un árbol del que nacen estrellas, retratos solemnes de bigotes erizados, bustos clásicos y la máscara de un monstruo gigante. ¿Echáis en falta algo? ¿quién se viene?


P.D. Tenéis la descripción y vídeo de la primera clase en esta otra entrada.

domingo, 3 de abril de 2011

El avance (III). Yeray.


Si bien lo que he ido relatando en las dos últimas entradas me afecta directamente, quería preparar un apartado exclusivo para novedades no pertinentes a mi vida laboral. Aquí va.

La vida en Murcia se cobra su precio. Si bien siempre he renegado de esta ciudad (como haré de cualquiera que pise, porque soy un quejica y un repelente), me he ido acomodando paulatinamente a estar aquí. Los mil enredos de trabajo me han permitido conocer a un buen puñado de gente interesante, y la capacidad de interconexión que tiene este sitio (una variante ridículamente eficaz de "qué pequeño es el mundo") me ha llevado a ver por la calle muchas más caras familiares de las que hubiera esperado. Es raro sentirse en casa, no sé si me gusta.

Como enlace a lo anterior llevo unos meses yendo a clases de tango (las artes marciales ya las probé de niño y fracasé estrepitosamente). Mi profesora es una chica rusa que, apoyando mi teoría de que a Murcia se va por amor o por fuerza, se enamoró de un huertano y pasó de las nieves moscovitas a la orilla del Segura. Mover los pies no se me da tan mal como esperaba, y con un poco de suerte y un mucho de ensayo es posible que baile en público al llegar junio. Con gente pagando por ver el espectáculo, y esas cosas. Más detalles cuando los tenga.

Y como Murcia me ha tratado bien, ahora no sé si debo seguir aquí. Los tres andaluces que vivimos juntos enfrentamos un futuro incierto: mi compañera de piso, esa flor de Tabernas, terminará el ciclo que está estudiando a finales del año, yo sigo pensando si debería coger un camino y probar suerte en Barcelona, y la Pérfida Bibliotecaria...

...ella se ha buscado un master internacional de caerse para atrás, la han admitido y se va dos años por Europa, a país por cuatrimestre. Después ya se verá. Sale en verano, así que pronto tendremos que empezar a mudar sus cosas. Es la primera de los tres que abandona el piso, no será raro que antes de 2012 lo hagamos los otros dos.

Ahora a esperar que no se acabe el mundo el año que viene, o este mismo como proclaman algunos. Cuidaos, por si acaso, y hasta la próxima entrada.